Los buenos trabajos en las Tecnologías de la Información

Hay trabajos y proyectos en las TI que se convierten en memorables para las organizaciones y las personas.

Con los años, los que hemos tenido la oportunidad de trabajar en numerosas organizaciones las analizamos en detalle.

Pensamos en sus directivos y empleados, las jerarquías, las relaciones entre las personas, la cultura, el ambiente, entre otros aspectos.

Y evaluamos los procesos y los resultados obtenidos en los proyectos realizados, los aciertos, los errores, lo bueno y lo demás durante el tiempo laborado en ellas.

Pensamos en los proyectos exitosos y también analizamos porqué, en algunos casos, las empresas y las personas no lograron cumplir las expectativas y finalmente las razones por las cuales los trabajos y los proyectos no consiguieron sus objetivos.

Recordamos los aportes que le hicimos a estas entidades y las anécdotas bonitas y las tristezas.

Obviamente, ambos tipos de situaciones de éxito y fracaso se presentan por muchas razones.

Y sin juzgar a ninguna de las personas o entidades porque no es conveniente y porque todas son diferentes y tienen sus particularidades.

A continuación hacemos las siguientes consideraciones:

Depende de las organizaciones y sus características

  • El tipo y la razón de ser de la institución.
  • El tamaño de la empresa.
  • Las estrategias y las metas.
  • Los directivos y su liderazgo.
  • La estructura de la organización.
  • Los logros obtenidos por la organización, por los grupos de trabajo y por las personas.
  • Las relaciones entre la alta dirección, los colegas y subalternos.
  • La cultura de la empresa.
  • Los directivos, los compañeros y subalternos.
  • El ambiente de trabajo.
  • Los aspectos económicos, las condiciones, entre otros.
  • Las necesidades de la organización.

Aquí se presentan algunos ejemplos:

  • Hay instituciones muy formales y jerárquicas que tienen todo muy establecido, son como las describen en los libros, las pequeñas en cambio son más informales y son muy marcadas por el liderazgo particular de los propietarios que trabajan en ellas.
  • Esas entidades más grandes, por su formalidad, no ven con buenos ojos algunas actitudes en una reunión, unos comentarios o chistes porque pueden parecer inapropiados o inoportunos; por eso los directivos ponen en duda la capacidad o la imagen de una persona o grupo de trabajo; otras organizaciones son más informales y hasta promueven un ambiente más relajado y permisivo.
  • El trato de los subalternos y los directivos es una característica muy particular de cada organización; hay tratos muy formales y otros más directos y descomplicados.
  • Otras empresas manejan una reunionitis” excesiva que obligan a sus integrantes a invertir mucho tiempo en ellas.
  • La autonomía de los integrantes de la institución es muy importante pues muchas organizaciones no permiten que ellos tomen decisiones, otras las promueven bajo ciertas políticas; las empresas de ingeniería son un ejemplo de una buena autonomía y otras, más tradicionales, ortodoxas, no lo permiten.

Depende de las personas y su desempeño en la organización

  • El perfil del personal, características, conocimientos, competencias, experiencia, actitud.
  • La función desempeñada.
  • Los grupos de trabajo.
  • La función desempeñada y las actividades que realiza en la organización.
  • La cercanía y las diferencias entre el perfil de la persona y las necesidades de la organización.

Veamos algunos detalles:

  • Con respecto al ambiente y al estilo de manejo, hay personas que prefieren mantener una excesiva imagen de ser “muy profesionales y serios” (algunos sin serlo realmente) lo que los convierte en acartonados y rígidos evitando los ambientes relajados, alegres y más tranquilos.
  • Todos los integrantes deben entender el estilo de liderazgo de los Jefes de la institución, hay subalternos que no lo comprenden y así es más difícil conseguir buenos resultados y mantener relaciones adecuadas.
    Hay muchos tipos de liderazgo: Los democráticos, los autoritarios, los temerosos, los microgerentes, los que gestionan mediante los Comités, los directivos ausentes, los conflictivos hacia afuera/hacia adentro, entre otros.
    El liderazgo depende mucho de la madurez de los grupos de trabajo porque no es lo mismo liderar un grupo con gente de experiencia que un equipo de novatos.
  • Es vital mantener una buena comunicación entre las personas, en especial en los momentos difíciles, porque la diversidad de opiniones y los malos entendidos son frecuentes; además es normal que haya desconocimiento de lo que sucede y por eso se generan polémicas sin sentido.

Nuestra experiencia

  • Desempeñarnos en el asesoramiento a las instituciones en el diseño y la implementación de una estrategia y de un plan de mejoramiento de las herramientas de Tecnologías de la Información (y en los procesos) en numerosas instituciones nos permitió tener una amplia visión de las organizaciones, las personas y los proyectos.
  • Tuvimos muchas oportunidades y fue un orgullo para nosotros estar en el lugar y el momento adecuados en numerosas instituciones.
    La mayoría de ellas eran muy buenas y exitosas y allí se llevaron a cabo cientos de proyectos, en los que participamos con muchas personas, áreas y grupos de trabajo.
  • Por nuestro perfil de Ingenieros, fue definitivo en lo profesional y en lo personal el trabajo realizado en varias empresas de Ingeniería (constructoras, empresas de software, entre otras).
    Trabajar en estas compañías nos permitió aprender y asimilar la estructura de proyectos y obras, las afinidades y diferencias entre ellas, la cultura de las mismas, la interacción con las personas, con numerosos clientes, con proveedores, directivos, accionistas y propietarios, entre otros.
  • Las compañías muy grandes de alimentos, metalmecánicas y otros grupos empresariales, nos dejaron una huella como empleados y personas por su ortodoxia, su fortaleza financiera y de clientes, su cultura empresarial, sus jerarquías, entre otros aspectos.
  • Conocer en detalle las instituciones de educación fue importante porque allí se trabaja para los estudiantes, profesores y empleados más que para unos accionistas o propietarios y socios.
  • Obvio, nos amañamos (y también nos aburrimos) más en unas organizaciones que en otras, por los proyectos, por la forma como avanzan las iniciativas, por las personas y sus actitudes, el manejo de los problemas y la búsqueda de las soluciones, entre otros aspectos.
    Y seguramente algunas entidades esperaban más de nuestras intervenciones como empleados y consultores.
  • Hay proyectos, funciones y organizaciones que fluyen, bien, fácil, sin problemas y allí se logran buenos resultados.
  • Así mismo, hay iniciativas y entidades que no fluyen y allí las actividades se mueven siempre entre las dificultades.
    Y, obviamente en estos proyectos y entidades, vivimos los fracasos y los logros a medias.
    De estos últimos aprendimos lo que se debe (y no se debe) hacer para evitar estas situaciones que producen decepciones en las instituciones y en los participantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s